15 Consejos para Ser Más Productivo Trabajando desde Casa

Si estás leyendo este artículo seguramente eres parte del afortunado grupo de 1 de 5 trabajadores que trabaja remotamente, parcial o totalmente.

Desde el punto de vista externo parece la forma perfecta de trabajar.

Cero trajes formales, ni horas de tráfico o en el transporte público, y menos comida chatarra o recalentada. Suena demasiado bueno para ser verdad. Lo cierto es que viene con sus desventajas — pocas pero reales.

Seguramente habrás notado que tu productividad ha sufrido algunos bajones desde que dejaste la oficina. Y si no fuera así ¿por que lees este artículo?.

Al trabajar en casa se multiplican las distracciones y los días donde tu mayor logro es terminar una temporada completa de alguna serie en netflix.

Los siguientes 15 tips te ayudarán a mantenerte enfocado y productivo a través de tu día.

1. Separa tu espacio de trabajo

No basta con el clásico consejo de trabajar fuera de la cama. Es necesario un espacio completamente dedicado a tu trabajo. Este espacio debe priorizar tu productividad.

Es aconsejable colocarse en un lugar con suficiente iluminación, preferiblemente luz natural, para no sobrecargar tu vista.

Si vas a utilizar luz natural recuerda que los rayos del sol se posicionan de manera diferente durante el día. Así que procura un espacio iluminado pero que no termines en cierto momento del día con el sol sobre tu cabeza u oscureciendo la pantalla de tu ordenador.

Procura mantener tu espacio laboral limpio y organizado. Es más fácil organizar y estructurar tus pensamientos cuando no tienes que rescatar tu laptop entre un montón de ropa sucia.

Asegurate que todas los objetos que necesites para hacer tu trabajo lo tengas a mano en el mismo espacio. Material de oficina (bolígrafos, cinta adhesiva, engrapadora, clips) carpetas con tus archivos importantes, impresora, agendas, etc. Todo al alcance de tu mano.

1.1 Compra una silla que valga la pena

Sé que comprar una silla ergonómica y de alta calidad puede ser un golpe a tu presupuesto mensual.

Sin embargo, pasar 8 + horas al día sentado en una tabla sin apoyo lumbar no sólo conlleva a una menor productividad sino a problemas médicos como los dolores de espalda.

Nadie puede ser productivo si tiene que parar cada 15 minutos a estirar las piernas y a recolocarse la columna vertebral.

En Diginativos somos adictos a las sillas de calidad, así que podemos darte algunas recomendaciones.

Una silla ergonomica a muy buen precio es la Ikea Markus.

O si quieres irte solo por lo mejor, puedes probar con una Aeron de Herman Miller.

Pero te lo advertimos, una silla nueva de estas pasa de los $1000 dólares, pero puedes conseguirla usada por mucho menos y son una gran inversión para tu salud y productividad.

1.2 Elimina distracciones innecesarias en este espacio de trabajo

Si sobre tu escritorio lo que puedes encontrar es la revista de ocio semanal y tu psp seguramente te costará más enfocarte en una tarea importante.

Haz de tu espacio laboral tu pequeño templo para la productividad.

No tiene que ser una habitación dedicada pero es preferible que sea un espacio aislado del centro social de tu casa. Imagínate haciendo una presentación importante mientras tus hijos juegan justo al lado y se lanzan legos en la cabeza.

2. Ponte un par de pantalones

Es muy difícil enfrentar los labores de un emprendedor activo cuando tienes puesta tu pijama calentita.

Vestirte como  si fueras a la oficina te ayuda a cambiar de mentalidad. Le dice a tu cerebro “ahora es el momento de trabajar”. Te coloca en la disposición correcta para alcanzar tus metas profesionales. Como dice el dicho “vístete para el trabajo que deseas”.

No es necesario un traje formal, un simple par de pantalones de salir hará el trabajo.

3. Lista de tareas

La clásica lista de tarea llevada a un nuevo nivel. No basta con asignar las actividades que deben realizarse en el día. Es imprescindible que cada actividad tenga un tiempo determinado.

Puedes usar algunas aplicaciones como clear, evernote o la siempre y confiable agenda de mano.

La clave está en sacar un tiempo de tu día para organizar tu día siguiente. De modo que si tienes una “ruta” de tus actividades diarias es menos probables que pierdas tiempo pensando “que debería hacer ahora” o en tareas que quizás no son importantes . Y esto precisamente me lleva al siguiente punto…

4. Diferencia lo urgente de lo importante

No todas las actividades que tienes que realizar para cumplir tu trabajo tienen el mismo peso.

Quizás la hora que pasas respondiendo correos puede ser mejor aprovechada para labores críticas de las cuales depende tu trabajo. Y entonces para el final del día puedes revisar tu inbox con más calma.

El punto es que si determinas con claridad qué actividades requieren tu atención sobre las demás podrás organizarlas de manera jerárquica. Y de esta manera darle forma a tu lista de tareas.

Una de las claves para mejorar tu productividad es realizar a primera hora del día tu actividad más difícil ( tanto porque requiere mucho tiempo y esfuerzo o porque es urgente para ese día)

Empezar tu día con una victoria laboral es la mejor definición de comenzar el día con el pie correcto. Verás lo satisfactorio que es poder eliminar de tu lista de tarea la más difícil de todas, ahora las demás son pan comido. Además, en la mañana es el momento en que más descansado te vas a encontrar y por ende con más energía.

5. Sepárate de las distracciones

Todos sabemos cuáles son aquellas cositas que nos roban tiempo valioso pero que se sienten como si no pudiéramos dejar de hacerlas.

Sí, hablo de revisar Facebook, Twitter e Instagram cada 5 minutos esperando que algo nuevo pase. Portales de noticias que refrescamos una y otra vez, y hasta los tenemos en nuestra barra de bookmarks. Videos super entretenidos de gatos en youtube o video juegos en Twitch. Horas y horas de pura distracción al alcance de tu mano.

Pues situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas….

“Waste no time” es una extensión para tu navegador (chrome, firefox o edge) que te permite bloquear ciertos sitios por un tiempo determinado. Cuando intentas acceder te aparece el mensaje “Shouldn’t you be working?” (¿No deberías estar trabajando?) y una frase motivadora.

Si la distracción no está a tu alcance, no queda de otra que volver al trabajo.

Lo mejor de esta extensión es que te permite revisar cuánto tiempo pasas en cada página. De esta manera puedes darte cuenta qué sitios te estan robando tus horas productivas.

6. Trabaja por bloques

Este tip puede cambiar por completo la forma de organizar tus tareas. Esta técnica de productividad empresarial consiste en agrupar tareas similares y realizarlas en un periodo determinado de tiempo.

Un ejemplo de esto puede ser agrupar revisar tu correo, hacer llamadas, pasarle información a tus empleados para una misma franja horaria. Así terminas actividades que se relacionan para un solo bloque de tiempo.

7. Descubre tus horas pico

Por regla general existen dos tipos de personas: Aquellas que son más productivas en la tarde o aquellas que en la mañana alcanzan su pico de productividad.

Reconocer que tipo de persona eres es clave al momento de asignar los horarios para tus actividades diarias. Crea una lista de tareas que fluya con tus horas picos.

8. Supera la resistencia

La resistencia es esa pequeña voz que te dice que no termines el trabajo el día de hoy y te da la mejores de las excusas.  “No termines este capítulo de tu libro porque ya es casi fin de semana y qué más da”.

Procrastinar diariamente tus tareas suele tener dos desenlaces:

  1. Te das cuenta que dejaste todo para último momento y tienes que vivir horas de tensión terminando tu trabajo mientras tienes los minutos contados.
  2. Fracasas en tu trabajo estrepitosamente.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy: Si apenas son las dos de la tarde y haz cumplido cada uno de tus objetivos diarios ¿Por qué detenerse?. Esta pregunta es crucial si eres tu propio jefe y manejas tu negocio desde cas

Procrastinar es una forma de auto sabotaje que no te permite alcanzar todo tu potencial.

Una manera simple de sobreponerse a la resistencia es empezar con una tarea sencilla que por lo general disfrutes de tu trabajo.

Si la mejor parte de tus labores diarias es manejar las redes sociales de tu marca, dedicale unos minutos a eso. Luego ya podrás enfocarte en otra actividad. La clave es sacarte del estado mental de “no quiero hacer nada”.

9. Define tus metas

Cumplir con tus metas es el fin ùltimo de todas tus actividades diarias. No hay forma de saber si estas realmente progresando a menos que tomes el tiempo necesario a analizar qué tan lejos o cerca estás de alcanzarlas.

Es importante que tus metas sean claras simples y específicas. Nada de “ser mejor en mi trabajo”. Mientras más definidas esten tus metas más fácil te será evaluar tu progreso.

Crea un plan mensual o quincenal  donde puedas comparar el progreso de cada una de ellas. Este progreso debe ser mesurable, si puedes utilizar algún tipo de indicador cuantitativo, mejor. Trata de mantener algún tipo de registro. Una simple tabla de excel funciona a las mil maravillas.

Esta revisión periódica te permitirá saber qué cosas están funcionando para ti y cuales son una pérdida de tiempo.

10. Elige una hora para terminar tu jornada y descansa

Al principio puedes pensar que descansar es lo contrario a ser productivo. Créeme que llevar una jornada de 12 horas diarias te pasa factura a lo largo de unos meses. Y lo peor es que al momento que tengas un agotamiento mental, perderás mucho tiempo que podrías usar en desarrollar tus objetivos.

Estructura un horario que incluya descansos de 15 minutos cada dos horas y que te dé al menos una hora para almorzar con calma.

Una vez finalizada tu jornada, cierra todo lo que tenga que ver con el trabajo y permítele a tu cerebro descansar.

Esto incluye desligar tu mente de las cosas que quedan por hacer. Un buen tip es anotar todas las cosas que queden pendientes y asignarles un tiempo en tu dia siguiente ( Te acuerdas de tu lista de tareas?).

De esta manera puedes desocupar tu mente y tienes la seguridad de que al día siguiente recordarás  cada uno de tus puntos pendientes y los podrás retomar con facilidad.

11. Involucra a tu familia en la decisión de trabajar desde casa

Cada miembro de tu familia debe estar consciente de que tú no estás de vacaciones en casa todo el días. Estás trabajando, punto.

Es genial poder levantarte, pasear el perro y llevar a tus hijos al colegio. Pero eso no significa que ahora tú tienes todo el tiempo del mundo para hacer las tareas de la casa.

Comparte tu horario preestablecido con tu familia para que estos sepan cuales son tus horas de descanso. De esta manera pueden planificar tiempo de calidad familiar sin perjudicar tu trabajo.

12. Premiate con alguna actividad que disfrutes

Bueno, no todo podía ser reglas estrictas en esta lista. La motivación está estrechamente relacionada con una alta productividad.

Usa pequeños premios diarios que pueden venir justo después de realizar alguna tarea (exactamente como entrenar un cachorro, refuerzo positivo). Por ejemplo: al terminar de escribir este artículo me voy a regalar una gran taza de chocolate con crema.

Después de todo trabajar desde casa es genial, así que con pequeños premios recuerda las ventajas de tu posición.

13. Planea salidas semanales

Estar todo el día en casa puede llegar a pesar muchisimo en tu productividad.

Ya tu casa no es ese templo de descanso sino que es el mismo lugar donde realizas tus actividades laborales días tras día. Para evitar la sensación de confinamiento, planea al menos una salida semanal.

También puede resultar beneficioso realizar alguna actividad diaria que requiera salir de tu casa por un par de horas. Por ejemplo: si realizas ejercicio diario en tu casa, quizás invertir en una suscripción de gimnasio pueda ayudarte a sentirte mejor al llegar a casa.

Por último recuerda el primer punto de esta lista: Separa tu espacio de trabajo.

Si tus horas de descanso y de trabajo ocurren en un mismo lugar (llamémosle sofá de la sala) en muy poco tiempo te sentirás agobiado por permanecer en el mismo ambiente a diario.

14. Cuida tu alimentación y tu salud

Al trabajar desde casa puede que sea más difícil establecer los descansos habituales para tomar el desayuno y el almuerzo.

Ya no dispones de cafetería o de tu grupo de colegas que se reunían a la misma hora para hacer de la hora del almuerzo un momento ameno. Ahora eres tú, tu computadora y quizás tu gato.

Como ya habíamos dicho, mantener un horario que establezca tus descansos es fundamental. Pero también es importante que ese tiempo de descanso sea de calidad. Nada de comer frente a tu laptop.

Trata de incluir dentro de tu rutina algún tipo de actividad física que disfrutes. Está demostrado que ejercitarte a diario te ayuda a mejorar la concentración, eliminar el estrés y a sentirte más motivado.

15. No hay fórmula milagrosa

No todos tenemos las mismas motivaciones o estilos de trabajar. Descubre tus horas de mayor productividad y adapta estos simples consejos de productividad empresarial a tu forma de trabajar desde casa.

Crea un ambiente que te permita explotar tu potencial y crea una rutina que se acople a tus necesidades. Solo tú puedes medir que funciona mejor en tu caso.

About the Author Maria Campos

Creadora del blog de cocina (en inglés) The Cookware Geek. ​​ Comunicadora social de profesión. ​Marketer digital por afición.

Deja un comentario: